Tipos de Formación Subvencionada para Empresas

En cuanto a la formación subvencionada para empresas, existen diferentes formas en las que una empresa puede recibir bonificaciones en las cuotas empresariales de la Seguridad Social por formar a sus trabajadores en habilidades y competencias para su puesto de trabajo, o permitir que éstos se formen en áreas no relacionadas con su actividad laboral.

A continuación enumeramos los tipos de bonificaciones y los describimos brevemente:

Formación Programada para Empresas:

Es la nueva denominación de la Formación Continua Bonificada.

Las acciones formativas destinadas a los trabajadores para aumentar la productividad empresarial, ya bien sea mediante la adquisición y práctica de conocimientos técnicos, idiomas, o competencias interpersonales para el trabajo, puede ser bonificada en un porcentaje definido por el número total de trabajadores de la empresa.

Las empresas de menor tamaño pueden beneficiarse de un porcentaje mayor de bonificación en sus cuotas a la Seguridad Social de forma anual.

Las empresas pueden contratar a entidades externas (entidades organizadoras) para que gestionen su formación bonificada y se encarguen de la contratación y gestión de profesores y tutores.

En estos casos, estas entidades y los profesores deben estar registrados en la Fundación Estatal para la Formación en el

Formación Subvencionada

Formación Subvencionada

Empleo.

Asimismo, las empresas también pueden optar por gestionar con sus propios recursos la formación bonificada, y contratar a centros formativos.

En este caso, no es necesario que los centros formativos estén registrados en la Fundación Estatal para poder beneficiarse de la formación subvencionada para empresas.

Asistimos a una Jornada sobre Formación Programada en la sede de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, de la que puedes consultar más información aquí.

Contratos de Formación-Aprendizaje:

Se formalizan en el caso de jóvenes entre 16 y 30 años que compaginan su actividad laboral con sus estudios.

Los tipos de estudios que se contemplan en estos contratos son la Formación Profesional y los Certificados de Profesionalidad.

La empresa que realiza este tipo de contrato para sus trabajadores, puede disponer de una subvención, que es de mayor cuantía en el caso de contratar a mujeres, y/o discapacitados.

De esta forma, el empleado cursa una formación subvencionada para empresas, al mismo tiempo que desempeña su actividad laboral.

Puedes leer más información detallada sobre los Contratos de Formación y Aprendizaje en este post.

Permisos Individuales de Formación:

En los casos en los que un trabajador decide formarse en su horario laboral en un área no relacionada con su trabajo, por ejemplo, un empleado que está estudiando una carrera universitaria mientras desempeña un puesto no cualificado, la empresa tiene derecho a recibir una bonificación en sus cuotas empresariales a la Seguridad Social según las horas laborales en las que el empleado no ha estado trabajando en la empresa.

Como punto final, resaltamos que para la impartición de Certificados de Profesionalidad es necesario estar acreditado por el SEPE, Servicio Público de Empleo Estatal, y que cualquier persona interesada en obtener una titulación profesional específica, puede cursar un Certificado de Profesionalidad de forma independiente, en la modalidad presencial o de teleformación, y este Certificado le abrirá posibilidades de trabajar en profesiones específicas de su interés.

Si tiene cualquier consulta sobre tipos de bonificaciones o subvenciones para formación contacte con nosotros para mayor información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *